Desinstalando viejas creencias que no me permitían SER

Publicado por milavillalta en

No tengo que ser perfecta para merecer ser feliz

Tampoco tengo que sufrir para merecer felicidad.

Viví muchos años creyendo que iba a merecer felicidad porque había sufrido, entonces sin darme cuenta tenía instalada esa creencia y mi manera de conectar con los otros era mirándolos desde la pena, también desde la pena sentía que obtenía su atención, se me presentaban oportunidades o la misma idea instalada hacía que aparezcan momentos tristes y después de estos momentos felices, era como reafirmar mi idea de que “la tristeza existe pero  tranquila, mientras más sufres más felicidad tendrás después”

Había momentos en que era inmensamente feliz y no lo podía creer, no podía creer porque tenía tanta felicidad, pensaba que algo malo iba a ocurrir después, que algo vendría para acabar con esa felicidad.

Me pasaba en ocasiones que podía tener una relación con alguien y al no entender porque tanta paz, por qué tanta felicidad, inconscientemente provocaba situaciones de conflicto, de esa manera saboteaba mi felicidad y quedaba como víctima, estaba acostumbrada a eso, así que salir de ese círculo era difícil.

Creo que solo el amor sana y el amor de mi expareja me enseñó a sanar eso, a amarme más de lo que lo hacía en ese entonces, le estoy agradecida desde el amor que trasciende y no ata.

Provocaba el maltrato que estaba instalado desde mis primeros años, por eso siempre les digo a los papis y a las maestras que conozco que hay que tener mucho cuidado no solo en el aspecto físico en que nos relacionamos con un niño sino también en las palabras, muchas veces al relacionarnos con otro no tenemos una intención de dañar, simplemente actuamos en base a emociones no muy positivas, a energía no bien canalizada.

Es increíble cómo podemos tener instaladas ideas incluso del pasado, algunas que ni recordamos y que nuestra vida gire en torno a eso en reiteradas oportunidades.

Lo bueno de ser adultos es que al darnos cuenta de nuestros puntos a trabajar, de esos temas no resueltos podemos solucionarlos.

Que importante ser conscientes de esos recuerdos que nos marcaron, que importante ir más allá del hecho en sí para centrarnos en las emociones que nos causaron estas situaciones y como se sintió nuestro cuerpo en dicho momento y cuantas ideas erróneas instaladas podemos tener a lo largo de nuestros años por más que creamos estar actuando desde un corazón noble, si no hemos resuelto realmente el daño que tenemos, si no logramos soltar y liberarnos será difícil avanzar.

En la vida, en el día a día quizá nosotros no recordemos el hecho que nos causó shock, pero nuestras células, nuestro cuerpo reconoce cuando una emoción nuestra se siente acogida por una situación que le parece conocida o se ha vivido antes y entonces se reviven las emociones, nuestro cuerpo es el primero en evidenciarlo y si está acostumbrado a dicha emoción, esa energía atraerá emociones de ese tipo.

Por eso si ves una película y hay una situación en particular que te hace llorar, probablemente esa situación mueve algo en ti, te recuerda una situación vivida, por más que tú te rehúses y digas no entiendo porque lloro si no tiene nada que ver conmigo, podría ser un recuerdo que no tienes pero que sin embargo tiene relación con algo ya vivido por eso tu alma reconoce esa emoción y se manifiesta a través de los movimientos de tu cuerpo de modo inconsciente.

Todos estos años como les comenté en algún momento he estado en una búsqueda constante de encontrarme y mejorar como persona, esas ganas por despertar, por no andar dormida, esas ganas por liberarme y Dios y el amor que me rodea es lo que ha propiciado mi encuentro con tetha healing

 

Bien dicen que te encuentras con lo que necesitas en el momento adecuado, si bien es cierto uno trabaja en su crecimiento, en el liberarnos de aquellos aspectos, la espiritualidad es un trabajo constante, somos humanos y es importante recordarlo, no frustrarnos sino aceptar que estamos viviendo lo que tiene que ser y que no se trata del resultado sino del proceso.

“Amate, bríndale a tu cuerpo y a tu alma lo mejor, porque si has venido para algo es para ser feliz”

 

Mila Villalta

p.d:Si  quieres conversar más del tema o necesitas ayuda, escríbeme al inbox.


2 commentarios

Pachi · septiembre 17, 2018 a las 10:44 pm

Lindas palabras y muy ciertas amiga llegas a un punto en el que uo me encuentro y tambien estoy solucionando cosas pasadas para semtirme bien un abrazo y contonua con tus publicaciones que llegan a las personas y agradecen mucho ppr tus muy sabias palabras

    admin · septiembre 18, 2018 a las 10:50 pm

    Hola!!
    Gracias Pachi llenas mi corazón de alegría al valorar el post.

    ¡un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *