¡Los primeros días en el nido!

Publicado por milavillalta en

 

Tips para tomar en cuenta
Se inician los primeros días de clase y quizá tú eres madre primeriza, te aconsejo conversar con la maestra de tu niño y pedirle que te permita permanecer en el aula hasta que tu niño se termine de adaptar, confía en su criterio, las maestras viven muchas veces este tipo de procesos y conocen los diferentes tipos de adaptación.
Es importante que tu hijo no vea el ingreso al nido como una situación desagradable o que lo dejes llorando y sufriendo porque de pronto estabas con él y cuando volteo ya habías corrido para dejarlo en el nido; sugiero no hacer eso pues creamos sin querer resentimiento en él , si observas que él aún estando contigo llora o le cuesta ir a jugar con los demás niños entonces probablemente su proceso de adaptación demorará, sin embargo es importante mantener la calma. Si tu estas tranquila y confías en el nido y en la maestra; tu niño también lo estará, los niños perciben lo que nosotras sentimos.

El desapego es difícil en los primeros años de vida, con tu ayuda y la de la maestra; a través del juego pueden lograr que sea un proceso natural y alegre.
Mientras estés en el aula y veas que se empieza a adaptar , que va a jugar con sus amigos y se distrae con los distintos juguetes trata de tomar un poco de distancia, así lo iras dejando poco a poco ser independiente. La idea es que él vaya desarrollando a su ritmo la autonomía e independencia pero ya que nosotros somos los adultos estamos ahí para guiarlos y facilitarles el proceso.
Deja que experimente, debes estar ahí observando para reaccionar en caso se vaya a caer, evitando decirle : cuidado te vas a caer (nadie sabe si eso sucederá) en vez de eso : vamos , yo te ayudo a lograrlo. ¡Lo vamos a hacer con cuidado!
Todos somos diferentes, por lo tanto los niños también lo son es por eso que debes tener paciencia si es que tu niño demora más en adaptarse. Tal vez veas que otros niños ya entran solos, se despiden tranquilos y quizá a ti no te pase lo mismo y ya tengas que ir pronto al trabajo.
Entonces acuérdate de la calma, si tú estás tranquila; tu hijo lo estará. Se clara , dile que te tienes que ir , que lo amas mucho y que vendrás a recogerlo (esto si es verdad) o que vendrá su nanita a hacerlo.
Es importante que la maestra y tu mantengan una comunicación fluida, pregúntale cómo va tu niño, si está llorando mucho manda a que lo recojan antes del horario de salida al menos las dos primeras semanas.
Si te dicen que la situación no mejora una buena opción es dejar que lleve al nido su peluche favorito o su manta favorita esto hará que se sienta protegido y de una u otra manera le dará seguridad.
Poco a poco irá adaptándose y lo hará de manera sana con verdades, es importante que tu hijo pueda confiar en ti y que aprenda que su mamá o papá son sinceros con él. Es preferible que se quede llorando sabiendo la verdad a que se quede llorando sabiendo que le mentiste o que te escondas y esperes a que esté distraído por el tan solo hecho de no querer verlo llorar.(recordar que nosotros somos los adultos)
La comunicación es la base de todas las relaciones por lo tanto creemos con nuestros hijos una comunicación amorosa y honesta desde sus primeros años, hay que guiar con calma, contener cuando sea necesario y motivarlos a seguir adelante con amor y respeto.
Milagros Villalta
Licenciada en Educación Inicial

Categorías: Reflexión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *