¿Qué es el deficit de atención?

Publicado por milavillalta en

 

¿Qué es el deficit de Atención? (TDA)

Decidímos hacer una entrevista a la licenciada Liliana Loconi Guerra

quien amablemente nos respondió algunas de las muchas dudas que se nos pasa a la mayoría de padres y maestros cuando nos mencionan al transtorno.

  • ¿Cuáles son las señales de un niño con Tda?

Los niños y niñas con déficit de atención, suelen presentar señales en la primera infancia. Los padres observadores, pueden darse cuenta que en varias situaciones de su rutina diaria, olvida lo que dice, no termina alguna actividad que inició, tiene muchas ganas de realizar algo pero no logra organizarse (no sabe por dónde empezar), pierde útiles, si se les da dos o más indicaciones al mismo tiempo, se le es difícil poder culminarlas, entre otras características. Y debido a estas circunstancias, los niños y niñas suelen frustrarse, al darse cuenta que, no están cumpliendo con las expectativas. AL frustrarse, en varias ocasiones, terminan desarrollando problemas de conducta asociados.

  • ¿A qué edad se puede diagnosticar?

Debido a los cambios frecuentes en la primera infancia, los psicólogos y profesionales de la salud, suelen dar los diagnósticos de TDA a partir de los 7 años.

  • ¿Hay alguna manera de evitarlo?

Para saber cómo evitarlo, se debería saber cómo se origina. Aún no hay evidencia sobre esto, se dice que posiblemente es a causa genética o hereditaria, sin embargo, también se deben considerar los factores ambientales. Por ello, lo recomendable es  seguir con las indicaciones que a cualquier niño se le daba dar. La estimulación temprana es una de las primeras recomendaciones que se pueden dar, en áreas de lenguaje, social, motor y cognitiva.

  • ¿Cuáles son las causas del Tda?

Como mencioné en la pregunta anterior, las causas ahora son desconocidas. En algunas fuentes se puede leer que serían genes, es decir que puede haber un componente hereditario. Sin embargo, la información aún no es fiable.

  • ¿Es lo mismo Tda que Tdha?

No, son diagnósticos diferentes. El TDA es déficit de atención y el TDAH es déficit de atención con hiperactividad. Es decir, en éste último diagnóstico se le agregan componentes en el déficit de la regulación del comportamiento.

  • ¿Por qué les cuesta ser ordenados?

A los niños y niñas con TDA les cuesta ser ordenados, pues su dificultad incide en las funciones ejecutivas. Dichas funciones regulan nuestros procesos de organización, es decir, el proceso mental por el cual, podemos desagregar una actividad en diversos pasos, de inicio a fin. Dicha habilidad no se ha desarrollado en su totalidad, por lo cual, al niño con TDA se le dificulta trazar paso a paso su actividad hasta llegar a la meta.

  • ¿Por qué le cuesta regular sus emociones?

La desregulación de las emociones es una características en nuestros niños y niñas con TDA, debido a la frustración que experimentan constantemente al fallar en sus actividades. El ambiente juega un factor muy importante, pues el apoyo que se le brinde, definirá la gravedad o el éxito de su desarrollo emocional y mental.

  • ¿Qué se debe tener en cuenta en el aula de clases?

En el aula se debe implementar una rutina fija, que lo ayude  a estructurarse durante el día, bajando la incertidumbre de preguntarse ¿Qué sucederá ahora? ¿A qué debo enfrentarme después de esto? U otras interrogantes que puedan poner inseguros a los niños con TDA. La estructuración de actividades, así como el mantener en orden sus útiles escolares (separarlos en colores, tener un espacio para colocar cada útil escolar, les ayuda mucho). Además, durante el dictado de clases, es importante implementar ciertas estrategias para mantener su atención, como tocar su hombro cuando lo vemos distraído, hacerles preguntas directas, sentarse adelante, entre otras estrategias.

  • ¿Qué necesitan de sus papas los niños con Tda?

Los padres requieren del apoyo y acompañamiento de especialistas en el tema. Sobre todo cuando empiezan a tener dificultades con su hijo. Un asesoramiento temprano, les ayudará a abordar de manera correcta el desarrollo de su hijo, con los apoyos necesarios y salvaguardando su integridad emocional.

  • ¿Su capacidad intelectual se ve afectada por el Tda?

La capacidad intelectual puede verse o no afectada. Todo depende de qué tan temprano se ha abordado el caso, cuánto apoyo se ha recibido y sobre todo las características que presente el niño o niña con TDA.

  • ¿Existen terapias para los niños con Tda? ¿Necesitan además ayuda psicológica?

Los niños y niñas con TDA requieren de apoyos que he mencionado, dependiendo de la edad que tengan. Siempre se inicia con el asesoramiento a los padres, pues ellos son los principales responsables y son el entorno inmediato. Otro factor importante son las características que presente. Por lo general, los niños con TDA presentan problemas asociados al aprendizaje, por ello, requieren terapias de aprendizaje.

  • ¿Podrían existir otros transtornos asociados al Tda?

Si, los problemas mas asociados a este diagnóstico son de tipo emocionales, como ansiedad, dificultades en la socialización, y como mencioné en la anterior pregunta, problemas de aprendizaje. Estas dificultades vienen asociadas a las características que presenta el TDA, sin embargo, todo depende de las características personales (de cada niño/a) , del entorno y del apoyo terapéutico que lleven.

  • ¿Requiere medicación?

En algunos casos, si y en otros no. Todo va a depender de la evaluación previa que se tenga con los profesionales de la salud.

  • ¿Qué sucede si nuestro niño creció y recién nos damos cuenta que tiene Tda? ¿A dónde podríamos llevarlo?

Nunca es tarde para iniciar con una evaluación psicológica pertinente y darle los apoyos necesarios. Siempre es bueno contar con especialistas sobre el tema. En primer lugar, se debe acudir a un psicólogo especializado en TDA que pueda evaluar al niño o adolescente. Luego informarnos en base a su evaluación y seguir las pautas y recomendaciones que pueda darnos.

  • ¿Actualmente con niños de que edad trabajas?

Trabajo con niños de primaria. Desde los  8 a 9 años. Con diferentes diagnósticos.

 

Categorías: Reflexión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *