Vivimos con prisa- Necesito tiempo a solas

Publicado por milavillalta en

Hay días en que solamente quiero escapar de la bulla, no ir a encerrarme a mi cuarto, sino a encontrarme conmigo, salir a respirar, conectarme con mi silencio y con la naturaleza el tiempo que sea necesario, sin pensar precisamente en él; en el tiempo.

El otro día grababa un video  y hable de lo que sucede con los animales; ellos no se preocupan por el tiempo y sin embargo disfrutan realmente la vida, no andan pensando si mañana no será el o la pareja ideal, si le caerán bien a tal o tal persona, si de repente fracasan si se atreven a hacer algo, ellos simplemente viven en el presente y disfrutan realmente de la vida, algo que nosotros los humanos hemos olvidado hacer. Deberíamos imitar eso de ellos, me refiero a que a veces para disfrutar la vida no hay que pensar tanto, sino aprovechar en sentir,  obviamente tratando de no llegar a los extremos.

Vivimos entre el pasado y el futuro y dejamos de lado en muchas oportunidades al presente, andamos por la vida corriendo de aquí por allá, también los trabajos que tenemos nos agobian por la cantidad de horas que demandan, todo empieza desde la escuela con los niños,  deberíamos cambiar ya este sistema viendo todo el estrés a los que nuestros niños están expuestos desde tempranas edades.

Ya no estamos en el ahora sino que andamos en varios espacios al mismo tiempo o al menos nuestra cabeza lo está, esto además de dejarnos cansados, nos agobia a muchos. Además del tiempo con el trabajo está el tiempo para la pareja, los hijos, los familiares, los amigos, las mascotas y muchas veces nos dejamos para el último e incluso no nos contamos.

¿Te has preguntado cuanto tiempo inviertes en ti?

Cuando viaje a Brasil a ver a una persona a la que adoro, no quería pasar mis días ahí como si hubiese fin o pensando en el día en que me fuera, ojo no estoy diciendo con esto que el futuro no es importante para mi, sin embargo tenerlo presente no significa que sea mi prioridad, preferí centrarme en los momentos del día a día, en el disfrute y la adaptación natural de una persona que llega a un nuevo espacio, me parece abrumador comentarios como:

“Oye estás de viaje que esperas para conocerte todo” cuando yo recién acababa de llegar, no, definitivamente esa no soy yo.

Soy capaz de disfrutar del mundo pero tengo la plena confianza que si deseo volver a un lugar lo haré y más si ese lugar me encanta.

He disfrutado muchísimo mi estancia en Sao Paulo y las playas de Río.

No todos los días pude estar acompañada de la persona a la que fui a ver a lo que saltaban nuevamente comentarios como: “Pobrecita, estás sola, que pena que no te puede acompañar”.

Yo estaba feliz, sin embargo, entiendo la preocupación de las personas, difícilmente nos educan para sentirnos felices solos, por lo general cuando somos niños no quieren que juguemos mucho tiempo solos, quieren que estemos rodeados de gente o de otros niños, en la actualidad al menos no dejan aburrirse a los niños.

También cuando me voy a comer un brownie sola o cuando salgo sola al cine, he escuchado comentarios de personas que dicen: pobrecita!! No tiene quien la acompañe.

Si supieran cuantas personas me escriben y quieren salir conmigo pero muchas de estas veces, elijo estar sola y no es porque esté loca o aislada o por que me quiera dar de importante sino porque hay momentos en que disfruto estar sola, en que me gusta engreírme sola.

Antes pasar tiempo sola y sentirme contenta con eso hubiera sido imposible pero ahora mi tiempo de conexión y de aburrimiento me ayuda a encontrarme, me ayuda a liberar mi lado creativo, me ayuda a sentirme “wow” mucho mejor!!

DISFRUTO del caos, de la bulla, me encanta ir a bailar sin embargo hay días en que también quiero estar en silencio y si es sola lo aprovecho al máximo.

Escribo este post para las que disfrutamos de estar solas y nos matamos muchas veces explicando que ¡¡pasar tiempo solas también es lindo!!

Ahora quiero dejarte con estas preguntas.

¿Te amas? Si es así, como aprovechas tus momentos a solas

¿Los tienes? Y cuando los tienes ¿realmente estás ahí contigo?

Mila

 

Categorías: Reflexión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *